Estableciendo mini-rutinas que te acerquen a tus metas

En los últimos meses empecé a implementar una estrategia para realizar pequeños progresos diarios en todas las áreas que me gustaría mejorar. A esta estrategia la llamo las “mini-rutinas” y consiste en tratar de sistematizar la manera de hacer algunas cosas.

Anteriormente me pasaba que cuando dejaba todo librado a mi estado de ánimo y a mis “ganas” veía que no hacía nada o bien lo hacía cuando se me daba la gana haciendo de todo un progreso muy lento y penoso.

Las mini-rutinas te van a ayudar no solo a progresar en las áreas que te interesan, sino también a incorporar nuevos hábitos y ganar así constancia.

¿Por qué mini-rutinas?

Porque la gracia está en que llevan poco tiempo donde la tarea a realizar es de simple ejecución. Por lo general la frecuencia puede ser diaria o determinados días de la semana.En la simpleza está su belleza.

Algunos ejemplos:

Te comparto algunos ejemplos de mini-rutinas que puse en práctica y que me permitieron avanzar rápidamente hacia algún objetivo determinado:

  • Aprendiendo una canción nueva con guitarra: De algo estaba seguro. No quería que pasen dos años hasta aprender a tocar “Someone like you” con guitarra. Fijé un objetivo muy corto de 45 días y la mini-rutina consistió en aprender y practicar la canción todos los días 30 minutos. Esto lo hacía alrededor de las 8pm. En este video está el resultado.
  • Terminar un libro: No quiero parecer un obsesivo, porque seguro me vas a decir que el tema de la lectura es de ocio y uno lee cuando tiene ganas. Esto es cierto y comparto tu pensamiento, pero lo que pasaba es que quería terminar ese libro y nunca encontraba tiempo para leerlo. Si me ponía media hora solo los fines de semana, lo hubiera terminado en el año 2036. Por eso establecí una mini-rutina de lectura diaria de aproximadamente una hora después de la cena.
  • Ejercicio físico casero: No te puedo explicar la cantidad de veces que empecé y abandoné una rutina casera de ejercicios. Lo máximo que llegué a implementarla en promedio fue un mes y medio. Por eso con la simplificación de la mini-rutina, en lugar de establecer complejas series de ejercicios durante dos horas, ahora es todo más sencillo donde 20 minutos de ejercicio tres veces a la semana funciona perfectamente.
  • Desarrollar una habilidad nueva (digital painting): No hay nada más difícil que aprender algo desde cero. Lo vivo como algo frustrante y la verdad me impacienta bastante. Me propuse en el año 2015 aprender ilustración profesional (diseño de personajes, diseño de backgrounds y digital painting). Lo último lo estoy aprendiendo en forma autodidacta a través de tutoriales y la verdad que es un progreso muy lento. Pero gracias a la mini-rutina todos los días cerca de las 19hs me pongo a practicar una hora con el Photoshop. Tengo la certeza que a este ritmo luego de tres años voy a ser bastante bueno en esta disciplina.
  • Escribir para este blog: Un poco de escritura diaria me da constancia y me acerca al objetivo de mantener este blog actualizado. Mi momento del día es preferentemente por la tarde/noche.

Beneficios de las mini-rutinas

Si lográs establecer y mantener mini-rutinas vas a realizar progresos en las áreas que te interesan de manera más automática y sistemática. Es sabido que cuando dejamos a nuestra mente hacer las cosas cuando se le da la gana, el panorama por delante es más confuso y nebuloso. Y al mismo tiempo tu día se vuelve más caótico.

Por eso si querés avanzar en cualquier área de tu vida, podés pensar en este tipo de soluciones para que haya un progreso sostenido en el tiempo.

Para finalizar te doy algunos ejemplos donde podrías establecer mini-rutinas:

  • Practicar un idioma en forma autodidacta: 20 minutos diarios antes o durante el camino al trabajo (leyendo, con audios, etc)
  • Estudiar para un examen final: aquel final que tanto venís postergando, podés empezar a prepararlo fijándote como objetivo inicial sentarte unos 15 minutos por día a releer el material de lectura.
  • Aprender algo nuevo: cualquiera sea la habilidad que vayas a desarrollar podés aprenderla diariamente ya sea leyendo, consultando, practicando, experimentando una media hora por día.
  • Llevar adelante un emprendimiento: sobre todo cuando ya estás trabajando en relación de dependencia y necesitás avanzar en forma paralela.

Las mini-rutinas están pensadas en un contexto donde querés realizar un progreso en distintas áreas cuando el tiempo y las ganas justamente no te sobran. Si estás fuera de tu hogar unas 10/12 horas por día debido al trabajo, podés considerar implementar mini-rutinas para avanzar en actividades como las mencionadas en los ejemplos de arriba.

Te invito a dejar tu opinión a través de los comentarios o bien compartir este artículo si te ha parecido de utilidad.

Anuncios Google