Estilo de vida

El arte de la constancia

Empezamos una dieta y a las dos semanas la abandonamos. Nos anotamos en el gimnasio y luego de tres meses dejamos de ir. Nos inscribimos en una carrera universitaria para cambiarla por otra a los dos años. ¿Cuántas cosas dejamos a medio hacer? Parecería que nos cuesta encontrarle el ritmo a lo que hacemos.

Para mi “ser constante en algo” significa tratar de darle continuidad a una tarea, actividad o plan que tenga para alcanzar alguna meta. Si empiezo algo trato de mantenerlo en el tiempo casi como una parte integral de mi vida.

Administrando nuestra barrita de energía

Si anoche descansamos bien, probablemente nos levantemos con nuestra “barrita de energía” al 100%. Y a lo largo del día, la misma se va ir agotando.

En uno de los mejores libros que leí últimamente llamado “The ONE Thing”, el autor dice que no es verdad que podamos manejar nuestra fuerza voluntad cuando nosotros queramos.
Cuanto más cansados estemos, más difícil se nos va a hacer cumplir con tareas que requieran de un grado de esfuerzo. Por eso insiste en que es fundamental hacer los más importante que tengamos cuando podemos. Es decir cuando nuestra energía nos lo permite.

Estableciendo mini-rutinas que te acerquen a tus metas

En los últimos meses empecé a implementar una estrategia para realizar pequeños progresos diarios en todas las áreas que me gustaría mejorar. A esta estrategia la llamo las “mini-rutinas” y consiste en tratar de sistematizar la manera de hacer algunas cosas.

Anteriormente me pasaba que cuando dejaba todo librado a mi estado de ánimo y a mis “ganas” veía que no hacía nada o bien lo hacía cuando se me daba la gana haciendo de todo un progreso muy lento y penoso.

Cómo vivir sin Internet y no sufrir en el intento

Internet me alimenta el bolsillo y la adicción a “estar conectado”. Por eso cuando el viernes pasado cayó un rayo y me dejó sin servicio, me agarró una sensación de ahogo al sentir que me faltaba algo muy importante. Me di cuenta de que mi ansiedad se disparaba rápidamente conforme pasaban los minutos y el servicio no se restablecía.

Ser o no ser autodidacta para aprender nuevas cosas

El año pasado recuerdo que estaba en un hostel en Máncora (Perú) y estaba sosteniendo una conversación en inglés con una chica que había conocido hace unos diez minutos. Se acercaba la noche y por ende la cena. En una de esas, se me ocurrió comentarle que su inglés era muy bueno y le pregunté cómo era que había aprendido (ya que no se trataba de su lengua materna). A lo que ella respondió…”Aprendí sola, en forma autodidacta, viendo películas, videos en YouTube y luego mucha práctica”

Es solo cuestión de empezar

¿No te ha pasado de tener ganas de hacer algo y siempre por alguna razón no lo haces?

Puede que sientas el deseo de aprender magia, escribir un libro, hacer parkour, tomar clases de baile, emprender un viaje, hablar un nuevo idioma, tocar el violín, crear una empresa y muchas cosas más.

Sentirás la motivación de empezar ahora mismo. Hoy.
O tal vez no….

Simplificar las cosas

Cuando realizamos nuestras tareas cotidianas, trabajo o practicamos algo, solemos agregar complejidad innecesaria sin darnos cuenta.
Nos empezamos a auto complicar y caemos en una situación demasiado exigente para las habilidades desarrolladas hasta el momento y para los objetivos propuestos.
Puede que las personas muy exigentes o de carácter perfeccionista tiendan a complicar más las cosas. Ni hablar cuando atraviesan por situaciones problemáticas y magnifican los problemas a un nivel casi fantaseoso.

¿Para qué ganar dinero?

Es mi deseo lograr la independencia financiera. Tener dinero acumulado, invertido, y finalmente hacer que ingresen sumas astronómicas mes a mes (directo a mis bolsillos). Quiero tener una vida abundante en donde el dinero sobre. Donde no sea un bien escaso, sino por el contrario que esté a mi disposición cuando lo necesite.

Mantener una buena presencia

Qué bien se siente cuando uno está recién bañado, afeitado y perfumado. Es una sensación de pureza y relax. Lo mismo cuando uno anda vestido con ropa impecable y en excelente estado.

Mantener una buena presencia debería ser una de nuestras prioridades diarias. No solo hay que transmitir una buena imagen a los demás sino también a nosotros mismos.

Páginas

Suscribirse a RSS - Estilo de vida